¿Cómo elegir el LED adecuado? Capítulo 5

 DL_applications_agriculture

¿Cómo elegir el LED más adecuado?

Quinto Capítulo:

EFICIENCIA EN ACCIÓN

Los factores clave que determinan el ahorro energético son la ocupación, el tiempo de espera de la lámpara (el tiempo que una lámpara se deja encendida tras desalojar una zona determinada) y la atenuación. Si la iluminación se utiliza solo cuando las áreas están ocupadas y los niveles de iluminación se ajustan a las necesidades de los operarios, el ahorro de energía será considerable. Dejar las luces tradicionales de descarga de alta intensidad (HID) encendidas las 24 horas del día, 7 días a la semana al 100%, conlleva un coste de unos 40.730 $ al año (100 lámparas y 0,10 ¢ kWh). Esta cifra se puede reducir a 6.730 $ con un sistema de iluminación LED inteligente que administre activamente estas variables (consulte la figura 1 en la página anterior).
Ocupación
En la mayor parte de las plantas industriales, los niveles de ocupación son significativamente inferiores a lo que la mayoría piensa.
Esto no significa que la planta esté desocupada, sino tan solo que cada metro cuadrado de la misma no está necesariamente ocupado de forma simultánea. En cuanto a la iluminación, esto conlleva que toda la planta no requiere un nivel lumínico del 100% en todo momento. El término “ocupación” en este contexto se utiliza para hacer referencia a la cantidad de un espacio concreto que se está utilizando y que, por tanto, requiere iluminación. Un término alternativo es “tiempo de iluminación total”. En plantas muy concurridas, la ocupación del espacio rara vez supera el 30% y con frecuencia es inferior al 10% (consulte la figura 2, que se muestra a continuación). De este modo, al apagar los LED o atenuarlos tras desalojar un espacio, las plantas retienen una cantidad significativa de energía y garantizan ahorros considerables en efectivo debido al menor tiempo total de iluminación.

img

 

Configuración del tiempo de espera

Controlar la cantidad de tiempo que una lámpara de iluminaciónpermanece encendida tras desalojar un área puede parecer un aspecto menor, pero puede tener un impacto importante en el ahorro energético, como se muestra en el gráfico de configuración del tiempo de espera (consulte la figura 3) en el que se muestran los costes energéticos de una luz durante un año y el modo en que diferentes configuraciones conllevan distintos costes. Tome estos costes energéticos individuales, multiplíquelos por 100 lámparas y observará la escala de ahorro:

  • 100 lámparas con una configuración de 30 segundos costarán 3.500 $ al año
  • 100 lámparas con una configuración de 60 segundos costarán unos 5.700 $ al año
  • 100 lámparas con una configuración de 90 segundos costarán unos 7.300 $ al año

Por tanto, las preguntas que se debe hacer son las siguientes: ¿cuánto tiempo necesitan exactamente estar las luces encendidas tras desalojar un área? ¿dos minutos?, ¿treinta segundos? Y, ¿cómo se realizan cambios cuándo y dónde sea necesario?

Atenuación

Hay horas y aplicaciones en las que apagar completamente la iluminación no resulta ideal. En estas situaciones, la atenuación ofrece una alternativa viable de ahorro energético. En estos casos, la desconexión de la iluminación no tiene por qué conllevar oscuridad total, sino niveles de iluminación de “luz nocturna”, digamos, del 10 al 20% para lámparas individuales o grupos de lámparas. Las estrategias de atenuación se utilizan normalmente para aportar un mayor nivel de seguridad y comodidad en ubicaciones como pasillos en cruz y esquinas traseras. Debido a que la atenuación es siempre más eficiente que el encendido total, la administración de los niveles de iluminación puede contribuir significativamente al ahorro final.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *