Un sistema de iluminación inteligente puede contribuirá a reducir la huella de carbono, reducir costes e incluso gestionar mejor la logística y la producción de la industria alimentaria.

La incidencia sobre el medio ambiente de la industria de la alimentación es una de las cuestiones que más preocupan a los consumidores, que exigen responsabilidad a las empresas. Las compañías, conscientes de ello, se han lanzado a medir su huella de carbono en toda la cadena de producción y a detectar aquellos eslabones donde es posible reducir su impacto. Uno de los últimos puntos donde se ha encontrado margen para la reducción de la huella de carbono en esta industria es en la iluminación de las grandes naves logísticas y de producción.

La tecnología LED ha supuesto por si misma un importante avance en el ahorro energético. Cuando además se combina con luminarias de última generación, sensores, IoT y un sistema inteligente de gestión, los ahorros se extreman y hasta se encuentran nuevas utilidades al sistema de iluminación.

Compañías tan innovadoras como Nestlè, Idilia Foods, Importaco, Arrocerías Pons, Platos Tradicionales, Bodegas Murviedro o Coca-Cola Eurepean Partners  han instalado sistemas de iluminación inteligentes  que reducen el consumo, y por tanto las emisiones de CO2 por encima del 90% respecto a los sistemas de iluminación previos.

En todos los casos, el sistema elegido ha estado basado en  luminarias Digital Lumens (una marca de OSRAM) de última generación, dotadas de sensores y conectadas entre sí y con un sistema de gestión remota Site Worx por una red inalámbrica zigbee como si fuera una red neuronal.

iluminacion inteligente reducir huella de carbono y costes

Los ahorros ue consigue esta iluminación inteligente son tan importantes que en la mayoría de los casos  la actualización de sus instalaciones de iluminación se amortizan en un periodo de unos 4 años, tan solo con los ahorros conseguidos en la factura de la luz.

En todas estas compañías  los estudios, la ingeniería y la instalación ha sido aportada por Genia Global Energy, distribuidor en España de las luminarias Digital Lumens , que están provistas de ópticas que permiten iluminar desde gran altura y disponen de sensores que permiten detectar factores como la presencia o no de trabajadores en cada una de las áreas de una nave, las condiciones lumínicas naturales, e incluso otros parámetros muy importantes en el proceso agroalimentario como la humedad, la temperatura y otros.

La situación elevada de las luminarias las convierte en una herramienta privilegiada para la observación de la actividad, los movimientos o las condiciones ambientales en una planta industrial. Además están conectadas entre sí  como una red neuronal mediante un sistema de comunicación inalámbrico zigbee. Cada luminaria obtiene datos y los comparte con el resto y con un sistema de control central SiteWorx que permite gestionar las luminarias e incluso es capaz de tomar de forma autónoma decisiones de ultraeficiencia como regular la potencia para aprovechar la iluminación ambiental natural o ir encendiendo y apagando luminarias anticipándose al paso de un operario o una carretilla.

Site Worx permite controlar todo el sistema desde un móvil o una Tablet, establecer perfiles de uso según zonas y horarios e incluso “aprender” por si mismo nuevos patrones de ahorro de energía adaptados al tipo de actividad que se realiza en la nave en cada momento para garantizar en todo momento una iluminación óptima con un consumo mínimo. Mide en todo momento el consumo real luminaria a luminaria e incluso es capaz de detectar y predecir funcionamientos anómalos de la maquinaria o alteraciones de las condiciones de humedad luz y temperatura que puedan afectar a los productos.

Al ahorro energético que se obtiene por la reducción de consumo y de potencia contratada, hay que sumar los derivados de la reducción de las tareas de mantenimiento y sustitución de lámparas en altura (y su riesgo de accidente), pues las luminarias Digital Lumens están garantizadas por 10 años y tiene una vida útil (Driver Lifetime) es de más de 120.000 horas.

Los beneficios de este sistema de iluminación inteligente aumentan en instalaciones con cadena de frío, pues la iluminación industrial tradicional tiene una eficiencia lumínica de apenas el 20%, convirtiendo en calor, que debe ser contrarrestado por los sistemas de frigorización, el 80% restante. Las luminarias LED Digital Lumens apenas producen calor y funcionan a pleno rendimiento incluso a temperaturas de -40º, permitiendo también ahorros de consumo en los sistemas de climatización, ue se ven sometidos a menores esfuerzos. Sumando los ahorros en iluminación y los derivados del ahorro del sistema de frio se han conseguido resultados reales de ahorro superiores al 100% del consumo eléctrico en iluminación sobre un sistema tradicional.

La iluminación inteligente supone una clara oportunidad para las empresas agroalimentarias de reducir sus costes energéticos y su huella de carbono mejorando las condiciones de iluminación y la seguridad de sus trabajadores al tiempo ue hacen de sus instalaciones de iluminación una herramienta más de la inteligencia empresarial.